10 obras que explican la esencia del feminismo (y no todas las firman mujeres).

Hoy en beisbook hablamos de la esencia del feminismo a través de la palabra y lo hacemos recomendando 10 obras -ensayos, discursos y novelas- perfectos para leer un 8 de marzo, día internacional de la mujer.

En Beisbook hablamos de clásicos, los leemos y los recomendamos pero lo hacemos siempre pensando en el interés de los lectores de hoy en día y tal día como hoy, 8 de marzo -día internacional de la mujer- no está de más hablar de feminismo (de hecho, cabe incluso que estuviera de menos no hacerlo).

Comenzaremos por decir que hablar de feminismo no es sólo hablar de mujeres; el feminismo ha sido a lo largo de la historia una reivindicación de derechos para un colectivo que carecía de ellos -el de las mujeres- más que una cuestión que enfrentara a hombres y mujeres, de hecho, como comprobarás al repasar la lista de lecturas que recomendamos hoy, algunos de los más celebrados manifiestos feministas los escribieron hombres, porque esos derechos que reivindicaba el feminismo no los reivindicaban sólo mujeres, es más, ni tan siquiera todas las mujeres lo hacían (ni lo hacen).

Y es que el feminismo nace como un grito por la libertad de las mujeres en una sociedad en la que la discriminación por sexo era una norma y el sometimiento de la mujer al hombre algo que se daba por hecho; después ese grito se convirtió en un alarido por la igualdad de derechos porque las leyes parecían ajenas a la evolución (cabría incluso hablar de revolución) social, fue el tiempo de las sufragistas; y así caminamos hasta el S.XXI. El feminismo jamás luchó contra los hombres sino contra los prejuicios y usos popularmente aceptados y establecidos según los cuales se definía el rol de la mujer en la sociedad reduciendo la capacidad de decisión de las mujeres sobre su propia vida a la mínima expresión. No fue hasta finales del S.XX cuando comenzaron a cobrar fuerza las ideas de discriminación positiva y sororidad, ideas basadas en la defensa de la mujer como colectivo frente a los hombres y no en la defensa de la libertad de las mujeres, se trata además de ideas muy focalizadas en las sociedades occidentales que tienden a obviar la visión global e histórica de la situación de la mujer en el mundo y a olvidar incluso asuntos meramente biológicos que nos diferencian irremediablemente a las mujeres de los hombres.

Nosotros no vamos a hablar del feminismo en el S.XXI porque en Beisbook nos gustan los clásicos, obras que encierran tanta verdad que han sobrevivido al paso del tiempo y a la evolución de las sociedades, por eso lo que hemos hecho es seleccionar 10 obras (una curiosa mezcla de ensayos, discursos y novelas) de fondo feminista, de defensa clara y rotunda de los derechos de las mujeres; son obras escritas entre el S.XVII y los primeros años del S.XX que tienen, todavía hoy, especialmente hoy, mucho que enseñarnos y sobre todo mucho que recordarnos.

Algunos de los autores que firman estas obras te sorprenderán, otros (especial y lamentablemente otras) cabe que no te resulten muy familiares, es también posible que eches en falta alguna que otra obra porque, a la hora de hacer una selección, los gustos y querencias de quien la firma siempre dejan su huella; sea como fuere y sabiendo que esta lista no es más que un conjunto de sugerencias de lectura para el 8 de marzo, a continuación te contamos cuáles son, a nuestro criterio, las diez obras escritas originalmente en lengua inglesa que cuentan en letra propia la historia de las mujeres en el mundo desde que el feminismo comenzó a escribirla con el ánimo de cambiarla.

Comenzaremos con Jane Anger porque a ella le debemos el que pasa por ser el primer manifiesto feminista escrito en lengua inglesa, Jane hablaba en su tiempo de la protección de las mujeres; después llegó Mary Wollstonecraft dando un paso más y reivindicando los derechos de las mujeres como iguales a los hombres; también reivindicaba los derechos de las mujeres Sojourner Truth pero ella iba más allá, como esclava que era reivindicaba su libertad como mujer; John Stuart Mill nos dejó un ensayo escrito en colaboración con su mujer en el que ahonda en la importancia de la libertad para las mujeres, en romper las cadenas de la dependencia y la desigualdad de derechos entre ambos sexos; para Margaret Fuller la cuestión no estaba tanto en la libertad como negación de la dependencia sino en la asunción de la dependencia como una carretera de doble sentido: tan dependientes eran las mujeres de los hombres como al a inversa, eso nos lleva irremediablemente a la igualdad de derechos; el discurso de Mark Twain es pequeño y discreto, sencillo y cabe que por eso más emotivo, lo que decía el célebre escritor americano es las mujeres, si nos dejaban votar y participar en todos los ámbitos de la vida pública, podíamos cambiar el mundo, he aquí el papel transformador de las mujeres; con Kate Chopin volvemos a la novela, una heroína (o anti heroína, según se mire) a la que su papel de madre y esposa no le encaja en absoluto y no puede a priori hacer uso pleno de su libertad para buscar su felicidad; con la sufragista Emmeline Pankhurst vovlvemos a los discursos, el suyo encierra una intensa defensa del derecho al voto para las mujeres; nuestra querida Virginia Woolf puso, con su ensayo ‘una habitación propia’ un aspecto más sobre el tablero del feminismo, la necesidad de la independencia económica y Sinclair Lewis defendió en su novela The Job la igualdad de derechos de las mujeres en los entornos laborales.

  • 1 10

    Her Protection for Women, Jane Anger

    La presencia de este ensayo en esta lista es casi testimonial porque está escrito en inglés, en el inglés del S.XVII… pero es el primer manifiesto feminista del que se tiene constancia (al menos el primero escrito en lengua inglesa) y por eso queremos recordarlo ¿quieres saber más de él? aquí te lo contamos (en castellano!). Sólo un apunte… ¡cómo estaría la cosa allá por el S.XVII para que el primer manifiesto feminista se escriba bajo la premisa de la protección para las mujeres!.

  • 2 10

    A Vindication of the Rights of Woman, Mary Wollstonecraft

    Mary Wollstonecraft, ya en el S.XVIII, centra su lucha en la reivindicación de los derechos de las mujeres, lo que es lo mismo que reivindicar su libertad y deja en enfoque de la protección sólo como la primera piedra de la lucha feminista, en ningún caso como su corazón.

    El valor de esta obra reside más en el cómo surge que en la obra en sí, Wollstonecraft no defiende claramente la libertad de la mujer lo que sí defiende, apasionadamente además, son los derechos de las mujeres como seres humanos pares de los hombres y como parte esencial de la sociedad porque eran ellas las que asumían la responsabilidad de la educación de los hijos, lo que era tanto como asumir la responsabilidad sobre las sociedades futuras. Ésto, que puede parecer hoy poco, era mucho para el S.XVIII, una época en la que el feminismo ni tan siquiera existía como tal.

  • 3 10

    Ain't I a Woman? Sojourner Truth

    Nos vamos a Estados Unidos para hablar de una mujer cuya vida se puede considerar toda una heroicidad; por si fuera poco ser mujer en el S.XVIII, Sojourner era negra, hija de esclavos y esclava… pero nada de todo eso supuso para ella una barrera infranqueable: se escapó con su hija (un bebé) y luchó legalmente por su hijo, que había sido ilegalmente bendido, ganó el juicio y se convirtió en la primera mujer negra en ganar un juicio contra un blanco; claro que su heroica vida no es el motivo de que hoy hablemos de lla, el motivo es el discurso que pronunció en 1851 en la Convención de los Derechos de la Mujer celebrada en Ohio, todo un manifiesto feminista: Ain’t I a Woman? ¿Acaso no soy yo una mujer?.

    El discurso de Sojourner Truth es breve y emocionante y nos parece especialmente destacable por el modo en el que compara la discriminación de la mujer con la discriminación racial, ella expone con magnífica claridad como la falta de derechos de las mujeres es tan injusta para con ellas como la protección que se dice necesitan… injusta y basada en falsedades, algo que se ve con claridad cuando Sojourner compara la situación de las mujeres blancas con la situación de las esclavas negras.

    Sojourner Truth contraponía a las mujeres blancas carentes de derechos y protegidas a las mujeres negras, esclavas y aptas para todo tipo de trabajos; la libertad era un bien que ninguno de estos colectivos disfrutaba pero, curiosamente, los motivos por los que se discriminaba a las mujeres blancas no aplicaban a las mujeres negras, de ahí el grito de Sojourner ¿Acaso no soy yo una mujer? a lo que siguió un discurso en el que no abogaba por contar con la misma protección y carencia de derechos que las mujeres blancas sino por su libertad como mujer y como esclava.

    No vamos a proponerte que leas a Sojourner Truth sino que escuches su discurso aquí, son sólo 4 minutos… cuatro magníficos minutos (en versión original y subtitulado en castellano), esta mujer sólo necesitó 4 minutos para explicar que no quería la protección de las mujeres blancas ni la esclavitud de las mujeres negras, quería su libertad.

     

  • 4 10

    The Subjection of Women, John Stuart Mill

    John Stuart Mill pudo haberlo dicho más alto pero no más claro, su ensayo ‘The subjection of Women’ (La esclavitud de las mujeres) lo escribió en estrecha colaboración con su mujer -Harriet Taylor Mill-, juntos, un hombre y una mujer (también la hija de ambos puso su granito de arena) hablando contra lo que consideraban la esclavitud de la mujer y, como no podía ser de otro modo, su obra se consideró una afrenta a la sociedad de su tiempo.

    Mill pedía el voto para las mujeres, algo que en su época no habitual pero además, y ésto es tal vez lo más importante, Mill defendía la importancia de la educación y otorgaba el derecho al voto a todas las personas educadas, no a los bárbaros (ésto puede ser hoy éticamente discutible pero lo que no lo es es que la línea que Mill marcaba no estaba entre hombres y mujeres sino entre personas con educación o sin ella… y el derecho a la educación era para él universal).

    Además, y por si quedaba alguna duda, Mill dejó dicho en este ensayo que la subordinación de un sexo a otro no sólo está mal sino que es el mayor obstáculo para el bienestar humano.

    En definitiva, lo que Mill pedía era la libertad personal de los individuos, hombres y mujeres por igual.

  • 5 10

    Woman in the Nineteenth Century, Margaret Fuller

    Con Margaret Fuller llegamos al S.XIX, era una periodista y activista americana.

    Decía Magaret Fuller que el hombre y la mujer son las dos mitades de un mismo pensamiento y que el desarrollo de uno no puede darse sin el otro; podríamos discutir hoy con Fuller la existencia del individuo (hombre o mujer) como ser único y completo pero lo que no podremos negarle nunca es que ella defendió la igualdad de hombres y mujeres considerando a los hombres tan dependientes de las mujeres como a las mujeres de los hombres (he aquí lo discutible pero no olvidemos que Fuller vivía allá por el S.XIX) y viéndolos siempre en un plano de igualdad.

  • 6 10

    Votes for Women, Mark Twain

    Votes for Women es, como sucedía con el Ain’t I a Woman?, un discurso dado ni más ni menos que por uno de los escritores más importantes de la literatura universal Mark Twain.

    Lo más emocionante del discurso de Mark Twain es el motivo por el que pide el voto para las mujeres, no habla de derechos ni de igualdad, tampoco de injusticia ni esclavitud, habla del valor, del valor que él otorga a las mujres que no es otro que el valor de cambiar el mundo, reconoce que las mujeres no son inferiores a él como hombre y que si ellas mandasen las cosas serían muy diferentes… Lo que Mark Twain hace en su discurso no es sólo pedir el voto para las mujeres sino admitir para su alegría y la nuestra que nos considera capaces de cambiar el mundo.

    Puedes leer el discurso de Mark Twain aquí.

  • 7 10

    The Awakening, Kate Chopin

    Antes de atreverte a leer el despertar de Kate Chopin, recuerda que que el feminismo no existía como movimiento social, ni literario ni ideológico cuando Chopin escribó esta novela, existía como idea, claro que sí, de hecho ha existido siempre pero no era sólo eso, ideas sueltas que permanecían etéreas en el ambiente. Teniendo ésto en cuenta descubrirás el inmenso valor de esta novela que era, sin saberlo, feminista.

    La historia de el Despertar es la historia de una mujer joven casada y con dos hijos que descubre su propia infelicidad, su asfixia bajo el manto de todo lo que debe ser y debe hacer por ser una mujer casada y con dos hijos… Su historia es en cierto modo la de su liberación y también la de su condena, no diremos más por aquello de no desvelarte la trama pero sí te diremos es que ésta novela no sólo es excepcional por ser feminista, que lo es, es una de las novelas más notables del S.XIX americano.

  • 8 10

    Freedom or Death, Emmeline Pankhurst

    Emmeline Pankhurst es una de las más célebres sufragistas británicas, con una capacidad de liderazgo incuestionable, movía a las masas al son de sus discursos, discursos en los que pedía el derecho al voto para las mujeres.

    Para entender la dimensión histórica de Emmeline Pankhurst hay que empezar escuchándola y, dado que eso ya no es posible, leyendo uno de sus discursos más célebres, uno mucho más largo que los de Sojourner Truth o Mark Twain pero no por ello menos intenso ni apasionado. Aquí puedes leerlo en su versión original y aquí traducido al castellano.

    »La vida humana es sagrada para nosotras, pero nosotras decimos que si alguna vida tiene que ser sacrificada, que sea la nuestra; no lo haremos nosotras, pero podremos al enemigo en la tesitura de elegir entre darnos la libertad o darnos la muerte». Emmeline Pankhurst

    ¿Habíais oído alguna vez un grito más apasionado y vital por la libertad?.

  • 9 10

    A Room of One's Own, Virginia Woolf

    Cuando Virginia Woolf escribió ‘Una habitación propia’ pensaba en mujeres escritoras, lo que en su tiempo equivalía a pensar en mujeres en un mundo dominado por los hombres de la primera a la última letra de cada libro, tanto por escritores como por editores. Claro que esa definición no hace más que convertir este ensayo sobre algo particular en uno genérico porque la mayor parte de los mundos profesionales a principios del S.XX estaban dominados por hombres.

    »Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas». Virginia Woolf.

    Con esta frase Virginia Woolf señala el gran escollo de la mujer para abrazar su libertad más allá de las normas sociales: la independencia económica.

    Aquí puedes leerlo tal y como lo escribió Virgina Woolf y aquí traducido al castellano.

  • 10 10

    The Job, Sinclair lewis

    Sinclair Lewis, el primer escritor estadounidense en recibir el Premio Nobel de Literatura, fue también un escritor feminista…

    The Lewis hay que leer Babbit porque en esta magnífica novela (dicen que es la mejor de cuantas escribió) hace una crítica brutal de la sociedad patriarcal, no diremos que es una obra feminista ni que defienda a la mujer por acción pero sí por omisión, su crítica más mordaz y brutal es hacia un hombre medio estadounidense.

    Claro que no es Babbit la obra que trae a Sinclair a esta lista, es una novela que podríamos considerar menos en la bibliografía del autor (si es que hay algo menor en un autor de su nivel), fue una de sus primeras obras, se titula de Job y aquí sí Lewis otorga el papel protagonista a una mujer trabajadora, una mujer en un mundo de hombres, a principios del S.XX.

    The Job está considerada como una delcaración de derechos de las mujeres trabajadoras.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,