Tres relatos para conocer a George Eliot por su propia pluma.

Si quieres descubrir la maestría literaria y artística de George Eliot, puedes empezar por estos tres maravillosos relatos.

George Eliot, Mary Ann Evans en realidad, es la gran novelista de la literatura en inglés, hay quienes la consideran el Cervantes inglés en lo que la novela se refiere y cabe que por esa razón deberíamos aquí recomendar Middlemarch (probablemente su novela más redonda) o alguna previa como Silas Marner, El molino del Floss o Adam Bede; huelga decir que para conocer la Inglaterra de los tiempos de Eliot nada como leer Escenas de la vida parroquial.

Pero hoy vamos a dedicar nuestra atención a un género que se suele tener por menor y que encierra en realidad mucha calidad y mucho encanto, hablamos de los relatos, novelas condensadas o novelas cortas, algunas poco más largas que un cuento y que merece la pena leer. En el caso de George Eliot hemos elegido tres que son, en conjunto, muy representativas del pensamiento y el arte de esta magnífica escritora: El Velo Alzado y El Hermano Jacob son dos relatos cuasiperfectos que desvelan además el ansia innovadora de Eliot, un ansia que iba incluso más allá que su creatividad ¡qué ya es decir!. El tercero en discordia más que un relato es un ensayo de crítica literaria la mar de entretenido porque desvela la tirria (sí, tirria) que Eliot le tenía a las escritoras políticamente correctas de la época, de hecho fue por ellas, para no ser confundida con ellas ni tratada como ellas, que optó por publicar con pseudónimo masculino, se trata de Las novelas tontas de ciertas damas novelistas.

A continuación te desvelamos algunas pinceladas de estos tres relatos cortos, puedes seguir leyendo, no haremos spoiler alguno, solo queremos incitante a leer estos maravillosos textos, solo un consejo: recuerda antes de leerlos, como antes de leer cualquier cosa de George Eliot, que era una mujer con pensamiento propio, que a los 8 años ya llamaba la atención por su inteligencia, que a los 17 fue echada de casa por su padre por confesar su agnosticismo y que pasó gran parte de su vivida junto a un hombre casado con otra, no, Eliot no era una mujer convencional y no necesitaba ley alguna que le permitiera vivir a su antojo porque no pedía paso, perdón ni permiso, simplemente pasaba tomándose la libertad que le correspondía.

Las palabras no se las lleva el viento

Recibe en tu correo las novedades de Beisbook al vuelo, sin falta.

* En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre tus datos. Gracias!

meta

  • ¿Qué es BeIsBook?

    beisbook es una revista de libros, autores, historia, historias, lugares... de la literatura en lengua inglesa.

Books

must know