Las 2 obras de George Orwell que tienes que leer.

Todo lo que escribió George Orwell merece una detenida lectura pero hay dos obras que no te puedes perder: Rebelión en la Granja y 1984.

¿Dos te parecen pocas? a nosotros también pero, seamos realistas, si no te has llevado nunca a Orwell a tus lecturas no vamos ahora a recomendarte que te embaules su bibliografía completa (y mira que tanto sus novelas de ficción como las que no lo son, sus ensayos, sus artículos y hasta sus cartas, bien lo merecen); lo que vamos a recomendarte es que dediques tus próximos ratos de lectura a sus dos obras más notables, esas de las que todo el mundo habla, algunos han visto en diferentes adaptaciones cinematográficas y pocos, por aquello de la maldición del clásico según la cual todo el mundo habla de ellos pero nadie los lee, las han leído.

Hablamos, como seguro imaginas de Rebelión en la Granja y 1984.

Si esas dos novelas son ya lecturas pasadas para ti y te atrae Orwell tanto como a nosotros, podemos recomendarte Sin blanca en París y Londres para descubras como vivió Orwell sus tiempos de vagabundeo (literalmente…) e incluso su Homenaje a Cataluña, eso sí, no te acerques a esta obra buscando una crónica de la Guerra Civil española porque no lo es, es sólo (y no es poco) la experiencia de Orwell en nuestra tierra y nuestra guerra, sólo su visión que no es otra que la de la parte de la izquierda en la que luchó pero no encontrarás un análisis desde la parte de la izquierda que casi lo mató ni por supuesto del frente contrario.

Dicho ésto, hoy nos vamos a los clásicos básicos de Orwell, su ácida crítica del comunismo recogida en Rebelión en la Granja (una novela con pinta de cuento que es todo menos un cuento con perdices al final) y 1984, atención al Gran Hermano y la verdad suprema… ¿quieres saber más? a continuación te contamos algo más pero no mucho, mejor que te lo cuente Orwell.

  • 1 2

    Rebelión en la Granja

    He aquí un cuento terrible, una alegoría de la que podemos extraer, sin miedo a equivocarnos, mensajes tan claros de su autor, George Orwell, como que el poder corrompe, que el mal gobierno provoca revoluciones y que las revoluciones encaminan a la dictadura más que a la libertad; pero además Rebelión en la Granja no es una alegoría cualquiera, es una metáfora de los tiempos de Orwell.

    La historia es, en apariencia, sencilla: el mal gobierno del granjero Jones sobre su granja acaba por hacer que estalle la revolución en ella, una revolución organizada por un ideólogo que muere dejando un legado revolucionario que acaba con el granjero expulsado de la granja; hasta aquí podemos pensar en el granjero como la élite zarista, en el ideólogo como Lenin, en los cerdos, al mando de la revolución, como el partido comunista ruso; de una revolución perfecta con sus aires de libertad e igualdad acabamos en un mundo que si no es peor desde luego no mejora el ambiente que la provocó porque acaba siendo una dictadura, la de Stalin, con sus propagandistas y sus exiliados (Trostki), también con sus supuestos aliados (Hitler primero y Churchill después).

    El final de la historia tendrás que descubrirlo por ti mismo, sólo te diremos que las adaptaciones cinematográficas que se han hecho no son fieles al final escrito por Orwell.

    Y un detalle más que se nos antoja de suma importancia: Orwell, socialista confeso y anti totalitarista proclamado, no logró publicar esta novela en el Reino Unido hasta que resultó claro y evidente que la Rusia de Stalin no iba a ser, en modo alguno, aliado de la democracia inglesa, sólo los unió temporalmente la lucha contra un Hitler fuera de toda cordura que se saltó su pacto de no agresión con Rusia y trató de invadir el país con un ejército de 3 millones de hombres que sucumbieron al invierno ruso, a la discutible estrategia alemana y sus problemas de abastecimiento en el frente y a un nivel de información de su enemigo inferior al que su enemigo tenía de ellos.

  • 2 2

    1984

    Cuatro años después de la publicación de Rebelión en la Granja, Orwell publica 1984, una novela en la que profundiza en la locura imperante en la socidad de su tiempo… (y cabe que del nuestro…).

    1984 cuenta la historia de Winston Smith, un trabajador del Ministerio de la Verdad cuya labor consiste en re-escribir la historia; pero Winston, que debía ser un tipo avispado, descubre que los ajustes que él hacía sobre la historia eran sólo una pieza más en el engranaje social dirigido por el partido único que los vigilaba a todos; es enconces cuando conoce a Julia y forma una especie de resistencia frente al Gran Hermano que lo vigila todo y a todos.

    Julia y Winston se une a la hermandad dirigida por Goldstein pensando que están uniéndose a la Resistencia pero entonces van un paso más allá en sus descubrimientos al ver que incluso la resistencia forma parte del sistema; ambos son detenidos por la Policía del Pensamiento y torturados en el Ministerio del Amor.

    En la Habitación 101 Winston es torturado hasta que asimila un concepto básico y esencial: la verdad es lo que dice el partido, no lo que le sugiere su intelecto ni lo que siente; la asimilación de esa idea llega al punto en que cuando es por fin liberado y se re-encuentra con Julia no queda en ellos nada de lo que los unió, el amor que compartían se había disuelto al disolverse ellos mismos como personas en su aceptación de la verdad suprema que no tiene nada que ver con la verdad real.

    ¿Y después qué? tendrás que dejar que te lo cuente Orwell, léelo despacio, abstrayéndote de los personajes en sí, tratando de colocar la historia casi un siglo después de que la escribiera el literato inglés… (y prepárate entonces a sentir miedo).

Etiquetas: , , , ,